DECORA CUALQUIER ESPACIO SIGUIENDO LA REGLA 80/20

Todos lo sufrimos, los presupuestos marcan nuestro día a día en cualquier acción y decisión. Presupuestos para cambiar de ropa en cada estación, presupuestos para la lista de la compra y sí, también presupuestos para decorar nuestro hogar.

Si nunca se te ha dado muy bien eso de priorizar, te lo vamos a poner fácil con la regla del 80/20, aplicable en este caso también en decoración. Inspirado en el principio de Pareto, se trata de que el 80% de lo que gastas en tu hogar, debe estar destinado a elementos duraderos y atemporales con un mismo estilo, mientras que el 20% restante se podrá invertir en elementos más pequeños, estacionales, que hagan contraste con el estilo principal que has escogido,  que sigan modas o que puedan ser fácilmente reemplazables. ¿Empezamos?

Los acabados forman parte del 80%

Puertas, ventanas y suelos son la base de un interiorismo duradero. Una elección de calidad a tiempo te puede ahorrar engorrosas obras futuras. Intenta no recortar demasiado en los acabados y en la carpintería, y ya recortarás en otras partidas.

Colores neutros en la proporción del 80%

Escoge colores neutros, nada estridentes (por más que estén de moda) de los que luego te puedas arrepentir. Recuerda que no existen los baños sosos, sólo los complementos mal escogidos. Añadir colores, texturas y estampados con accesorios y otros detalles sobre un espacio blanco o neutro siempre será más fácil que tener que cambiar o pintar (en el mejor de los casos) el alicatado del baño porqué te has cansado del sus colores o porqué ya pasó la moda.

El mobiliario sustancial también se considera parte 80%

En un salón, el sofá es una de las piezas más importantes. No sólo visual, pues su tamaño, normalmente grande, llamará poderosamente la atención. También su calidad debe estar a la altura. Pensemos que se trata de un mueble que se usa diariamente y que, por tanto, estará expuesto al desgaste. Antes de comprar un sofá, mide a conciencia el espacio y piensa en el uso que vas a darle. Quizá te interese un sofá reclinable o un chaise longue. Además, escoge el material en relación al uso e integrantes del hogar. Si tienes niños o animales, un sofá con fundas será lo más adecuado.

Aunque dentro del mobiliario integrado en esa partida presupuestaria del 80% también podríamos incluir piezas como la mesa y las sillas del comedor, o estanterías de obra para el salón, por ejemplo, parece imposible no mencionar la cama. Sí, nuestra cama debe ser de calidad y perdurar en el tiempo

Déjate aconsejar siempre por un profesional para escoger colchón y estructura, y no te olvides de que la ropa de cama, en este caso, también es importante. No todos los tejidos son igual de confortables y transpirables, por lo que gastarse un poco más en esto tampoco es descabellado.

Pasamos al 20% con la iluminación

Como ya te hemos contado en más ocasiones, cambiar las tulipas de las lámparas o las lámparas enteras, es bien sencillo. Incluso en los rastros de segunda mano o en wallapop existen modelos de tulipas que tan sólo han de acoplarse al cable con bombilla que ya tengas colgado del techo y ¡voilá!, ya tienes una lámpara diferente que transforme totalmente el look de tu casa, y por muy poco dinero.

En las paredes sólo al 20%

Un punto interesante y con mucho juego para la decoración son las paredes. Aunque la calidad de la pintura debe ser buena para poder aguantar el paso del tiempo, es recomendable pintar cada 2 o 3 años. Esto podría posicionar las paredes, o su pintura, como algo fácilmente reemplazable y, por tanto, parte de la lista del 20% restante. Además, las paredes también pueden decorarse con pequeños elementos que le den vida y que se ciñan más a estética y tendencias que a longevidad. Láminas decorativas, cuadros, boiserie, composiciones con fotos familiares, papeles pintados o vinilos, son algunas de las opciones que te damos para decorar las paredes en este otro artículo de HomingSoon.

Textiles, adornos y plantas, sí pero al 20%

Una cesta o una caja, más allá de sus funciones para guardar cosas, sirven para añadir textura y además no son nada caras. Las plantas y/o flores sin embargo, aportan vida y color a los espacios, el único problema es que hay que cuidarlas…

Pero si hay algo fácil de cuidar y de sustituir, y que además posee un poder increíble a la hora de personalizar nuestras viviendas, es, sin duda, el textil. Fundas para sofá, cojines o alfombras. Invertir en este tipo de textiles no te costará demasiado, y el nivel de personalización que aportarás con ellos será tu huella de identidad.

post a comment
X